La Aldea aspira a ser un hogar de transición, donde los niños y niñas gocen de un espacio de buen trato que les brinde protección, afecto y cuidado contribuyendo a reparar los daños sufridos y favoreciendo el logro de un adecuado desarrollo integral; identidad y confianza en sí mismos, afectividad y sexualidad, habilidades para convivir con otros, conocimiento y vinculación con el entorno, desarrollo cognitivo y espiritual, como también la relación con su familia y/o preparación para la vida independiente.

PROYECTO FORMATIVO